domingo, 13 de septiembre de 2009

¿PARA QUÉ SIRVE EL TRABAJO SOCIAL?


La gran estafa de la intervención social

Cuando las desigualdades sociales se evidencian con mayor crudeza y los presupuestos sociales de la Administración se ven mermados, ¿cuál es el papel de los y las trabajadores sociales? ¿Ponen paños calientes o hacen efectivos derechos básicos? ¿Es un empleo con mayores implicaciones? ¿Hay margen de maniobra para una labor crítica?

Leer más en el Periodico Diagonal

28 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Totalmente de acuerdo: cómo han escondido todo debajo de la alfombra.

Anónimo dijo...

¡¡Que confundido estas¡¡ Si realmente conocieras el trabajo social y a las/los trabajadores sociales sabrias que much@s en el anonimato se estan dejando la piel y luchando "desde dentro" del sistema para intentar cambiarlo. La máxima que escribes se da en muchas/os de ellas/os :
"Hay personas que luchan un día y son buenas. Hay otras que luchan un año y son mejores. Hay otras que luchan muchos años y son muy buenas. Pero las hay que luchan toda la vida, esas son las imprescindibles." Bertold Breth
Saludos. Rosario

Txoni3 dijo...

Hace algún tiempo ya colgue un artículo similar de un pedagogo madrileño habituado a pelear con tramites absurdos, que denunciaba lo mismo: http://eldeseodelapalabra.blogspot.com/2009/01/pobresnios-pobres.html No ataca a los trabajadores sociales que hacen lo que pueden dentro de los protocolos que también deben cumplir Rosario, el articulo se refiere a la forma en que han convertido la pobreza en algo rentable. Si esos mismos recursos se lo diesen directamente a las familias en vez de tutelar y delegar...y yo la verdad estudio educación social con la idea de cambiar un poquito aunque sea la realidad porque se que un mundo más justo es posible pero da un poco de reparo formar parte de ese engranaje en el cual lo prioritario es acomodar a las personas al sistema y tutelar en vez de fomentar el sentido crítico y la autonomía.

Txoni3 dijo...

Y si pedro debajo de la alfombra se va acumulando lo que nadie quiere ver, muy bien camuflado en forma de derechos solo para algunos.

Anónimo dijo...

Si quieren informes y nos obligan a hacerlos, los haremos de manera que vayan en contra de lo que persiguen, que es aumentar el número de usuarios de servicios sociales, en este caso de niños tutelados. Y los haremos de manera que beneficien lo más posible a los niños y a sus familias. Trabajaremos por sacar a esas familias de sus puntos de mira, de sus investigaciones, y sobretodo, de su gran negocio que tienen montado con los usuarios de servicios sociales, que !qué casualidad! no son los ricos y adinerados, o como quieren llamarles, los normalizados.

Quique dijo...

Hola Txoni3.
Yo soy crítico (y autocrítico) con servicios sociales, no sólo desde mi blog, sino en el día a día del ejercicio de mi profesión. Creo que los servicios sociales tienen muchos déficits (como cualquier servicio público): entre otras cosas la falta de recursos, el problema de muchos centros de menores o la excesiva burocratización. También podría enumerar muchos casos en los que la intervención de los servicios sociales ha sido funesta para las familias.
Pero, dicho esto, ni los servicios sociales son la octava maravilla ni son el desastre que este artículo explica. Entre otras cosas porque hablar de servicios sociales es hablar de miles de trabajadores, muchos de ellos excelentes, cientos de proyectos, algunos magníficos, etc. que no se pueden despachar de un plumazo.

Es verdad que es muy difícil cambiar de clase social y/o de estatus social (ya lo era antes de la industralización), pero creo que, en muchísimos casos, los servicios sociales ayudan a la promoción social de las personas, no sólo mediante ayudas económicas (que a veces también ayudan a salir a la gente de un pozo sin fondo) sino con estrategias sociales y educativas.
También, a veces, los servicios sociales son los primeros en denunciar situaciones de injusticia delante de las administraciones.
En fin, no quiero hacer una defensa a ultranza de los servicios públicos, ni mucho menos, entre otras cosas porque a veces funcionan fatal. Pero lo que tampoco son es la caricatura que se hace de ellos en este artículo.
Tenemos que luchar por una sociedad que ofrezca las mismas oportunidades a las personas y eso pasa por combatir la pobreza, desde luego.
Pero hoy en día los servicios sociales trabajan con muchas personas con dificultades socioeducativas donde la pobreza no es el principal problema (a veces, y digo sólo a veces, acaba convirtiéndose en la consecuencia). Por eso tenemos que apelar también a la responsabilidad de las personas y a sus propias potencialidades.
Es obvio que la sociedad o el Estado en ocasiones machaca al individuo (y de eso sabe el comunismo tanto como el capitalismo) pero, como no soy determinista, me niego a pensar en la persona como un mero sujeto de sus circunstancias (o del sistema).
En fin, el debate sobre los servicios sociales, sus pros y sus contras, las buenas y malas prácticas, dan para un libro más que para un artículo.
Un saludo

Txoni3 dijo...

Tienes razón en que debe ser mucho más complejo y diverso que lo que plantea el artículo y también en que debe de haber miles de trabajadores excelentes que se dejan la piel en mejorarlos pero a mi este articulo me parece Quique que retrata de forma crítica pero muy lucida una situación social tremendamente real. Yo no soy más que una simple estudiante pero por diferentes causas he estado más de una vez en el punto de mira de los servicios sociales y estos por lo general solo buscan normalizar, adaptar, acomodar...y cuando estas en su punto de mira eres cuanto menos sospechoso, en nuestras manos esta evitar convertirnos en instrumentos de control para pasar a ser herramientas liberadoras y potenciadoras de crecimiento. estoy de acuerdo contigo en que cada uno debe hacer frente a sus responsabilidades pero para ello debemos dejar de tutelar, debemos dejar de asumir que hay una norma porque la educación social es un derecho no un castigo u obligación...tu opinión Quique desde la experiencia del excelente trabajador social que seguro eres es muy valiosa porque da ánimos para seguir caminando con la certeza de que hay mucho por hacer y que es posible y como dice el mensaje anónimo siempre hay una estrategia o camino alternativo.

Anónimo dijo...

No todos los servicios socials son así como describes, hay educadores contratados directamente por los ayuntamientos que hacen informen claro pero que son capaces de trabajar educativament con el menor y la família para mejorar la situación. Haces mucha demagogia, sin tener ni idea de lo que son los servicios sociales municipales, donde el último recurso que se utiliza es la retirada de un menor a su família. No generalices y no te carges a la gente que trabajamos y luchamos por unos servicios sociales dignos.

Txoni3 dijo...

Tienes razón en que no puedo apoyarme en la experiencia propia para hablar asi, de hecho el artículo no es mio sino de la fundación no a o belen, pero lo colgue en mi blog porque me parece muy acertado todo lo que dice sobre la mercantilización de la pobreza, de como este sistema consigue sacar rentablilidad hasta de las situaciones más precarias. La crítica es política, no se refiere a los trabajadores sociales pero a mi como estudiante de educación social me da reparo formar parte de todo ese tinglado, sabiendo que si quiero ayudar y mejorar la realidad debe ser desde dentro.
Lee a Enrique Martinez Reguera, él si que te cuenta en sus libros infinidad de ancdotas en las que no es el interés del menor la prioridad, en las que se juzga muy a la ligera y por los informes las vidas de personas que da la casualidad son pobres. Yo solo se que tanto los centros de menores como las carceles las ocupan personas del mismo status social: los nadies.
Solo es necesario ser un poco generoso, ponerse en el lugar de ellos e intentar leer el articulo sin tomarselo como un ataque personal. Y Enrique con otras palabras y desde su experiencia en el trabajo social que él también realiza como pedagogo y psicologo te lo explica con otras palabras: http://eldeseodelapalabra.blogspot.com/2009/01/pobres-nios-pobres.html

Quique dijo...

Hola Txoni3, perdona que me inmiscuya otra vez, pero creo que lo que no puede decirse es que este texto no se refiere a los trabajadores de los servicios sociales.
No trato de convencerte, ni mucho menos, ni convencer al que ha escrito el texto, ¡Dios me libre!, pero creo que no puedes decir que no habla de los técnicos cuando los trata poco menos que de explotadores y aprovechados de un sistema que lo único que quiere es meter a los niños en centros. Basta con leerlo con detenimiento, y yo lo he hecho.
Aunque no lo comparta en absoluto, me parece perfecto que alguien opine así, pero que luego no se intente maquillarlo o hacerlo pasar por un texto exclusivamente político.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Perdona,ya sé que el artículo lo ha escrito el colectivo No a O'Belen, (es su estilo ), pero deduzco que si lo cuelgas aquí es que tu estarás de acuerdo con el artículo . Yo no me lo tomo como un ataque personal, pues no me identifico con lo que dice el articulo y llevo trabajando muchos años en los servicios socials , pero está claro que la intención del artículo ( o del colectivo) va directo a cargarse a los profesionales de los servicios socials de forma irracional ,y nada de confundirlo con algo politico, te equivocas.

AH! y la lectura que me recomiendas no me la anoto pues no la voy a leer, pero gracias. Hay lecturas muy interesantes del buen trabajo en los servicios socials , busca y verás otra visión, si quieres claro..., Saludos

Txoni3 dijo...

Respeto vuestra opinión y agradezco mucho vuestros comentarios, por supuesto si he colgado el texto aqui es porque estoy de acuerdo con él pero no pretendía con ello atacar a los trabajadores sino denunciar un sistema injusto en el cual la riqueza siempre va a parar a las mismas manos. Seguramente muchos problemas sociales no pasan por ser pobres como dice Quique pero la clase social que siempre paga por todo y que como dice Galeano "vale menos que la bala que los mata" es la que más habitualmente utiliza estos y otros servicios que al final si se convierten en mecanismos de control del estado junto con la familia, los colegios, etc. ¿No me negareis que hoy en dia es más facil detectar al que se sale de lo establecido?, no solo los educadores o trabajadores sociales también los profesores vigilan desde sus puestos de control que la normativización sea un hecho en sus aulas pero ¿y el derecho a no ser normal?. Sonará paranoico pero realmente es efectivo y yo ya he escuchado a algunos usuarios de servicios sociales llamar a estos "la policía de las familias".
Eso no quita que haya excelentes personas trabajando en servicios sociales, que me consta que las hay, de hecho yo tengo buenas amigas tanto trabajadoras sociales como educadoras; y se que luchais y seguis adelante con las intervenciones aún en ausencia de recursos, que teneis que echar mano de la creatividad no pocas veces y que los dilemas éticos os hacen tener que establecer prioridades; pero también hay mucha mala práctica que se limita a un formalismo vacio que se queda solo en palabras y que a veces incluso justifica prácticas contrarias.
Gracias por vuestras opiniones, me ayudan a tener una visión más amplia de la realidad aunque sigo pensando que el texto es muy acertado en su conjunto y no es un ataque a l@s trabajador@s sociales sino al sistema capitalista y su perversa forma de controlar y manipular al individuo.

XEXEN dijo...

El verdadero problema está en que el famoso estado del bienestar lo es solo para algunos,entre los que me incluyo y el hecho de agarrarnos a él no nos deja ver toda la basura que conlleva.
Yo me hago esta pregunta:¿estoy dispuesto a ceder parte de mi comodidad para remover esa basura?
No lo sé,pero creo que lo más efectivo es hacerlo desde el propio sistema.

Txoni3 dijo...

Hola Xexen yo a menudo tengo esa amarga sensación de no merecer ese bienestar o al menos no más que los que nacieron en desventaja. Es como si te hubiese tocado la lotería y la condición para disfrutarla fuese no compartirla...Pero en ello estamos y, aunque parezca que no se puede cambiar, la realidad es transformable y cada uno podemos hacer mucho si nos lo proponemos.

Anónimo dijo...

Yo estoy de acuerdo con el artículo y con la línea política que lleva el colectivo que lo ha publicado. Está clarisimo que los servicios sociales se han convertido en un gran negocio que aprovecha la pobreza para generar grandes beneficios. Lo que pasa es que este negocio no está pensado para que sean los trabajadores los que se beneficien de el, sino las empresas privadas que gestionan los centros y los servicios.
Digo que los trabajadores no son los beneficiados porque, precisamente, es al revés, se ven muy perjudicados por tener que trabajar para esa gentuza de empresas como DIAGRAMA o LEVANTINA, empresas que gestionan centros de menores y que son empresas de seguridad y por lo menos La LEVANTINA es de ideolegía neonazi reconocida.
Estas empresas son las que se lucran ofreciendo un panorama lavoral muy pésimo, para ellos es más importante que seas musculitos que que tengas un buen curriculum.
Imaginaos el panorama que tienen que soportar los menores de esos centros con esos educadores neonacis, racistas y encantados de repartir ostias.
La gente que trabaja en servicios sociales tiene que tener estas cosas claras sin ofenderse, está claro que hay mucha gente buena en esta profesión pero la cuestión es;trabajamos por la gente o por las empresas privadas o las entidades del estado.

Educathor dijo...

Hola Txoni.
Me alegra volver a leerte por aquí. Ya era hora...

Yo coincido bastante con el espíritu del texto. Yo, incluso, iría más allá todavía... sería algo más crítico todavía.

Un abrazo

Txoni3 dijo...

Hola Juan ya estaba echando a faltar tu presencia por aqui, la verdad es que no le estoy dedicando nada de tiempo al blog pero con los estudios, mis chicos y el ampa de su cole y La Casa de las Andorinas que ya casi es realidad ando muy atareada.
Respecto a las empresas que se están lucrando con el nuevo negocio subvencionado con dinero público...desde la intervención socil tenemos una posición privilegiada para denunciarlo y cargarnos este montaje hipócrita e injusto.

Twat Boy dijo...

Sin trabajar en este mundo, pero algo informado, no pongo en duda la voluntad del trabajador social, con gran desgaste personal en muchos casos, con sueldos bajos y echando muchas horas, es vocacional. El problema es la privatización de los servicios sociales, adjudicando este servicio a empresas, que por su propia naturaleza buscan beneficio económico. Considero que los servicios sociales no deben generar ningún beneficio económico a final de año, y también pienso que las administraciones deberían tener en plantilla a todos lo trabajadores sociales subcontratados, quitando intermediarios.
¡Un saludo a todos!

Colectivo No a O´Belen dijo...

Saludos!
Al parecer el artículo consigue su objetivo, que es establecer debate.

Sólo aclarar un punto: la idea principal del artículo es denunciar el funcionamiento del sistema. No es un ataque al conjunto de los trabajadores de "lo social" (entre los que estamos, de una forma u otra, nosotros), pero tampoco quiere evitar la realidad. Y es remover la conciencia de estos mismos trabajadores. Muchos ya hacen lo que pueden por cambiar la situación y nos consta, pero muchos otros, demasiados, son cómplices de facto de la situación. Un claro ejemplo lo tenemos en el Marcelo Nessi. Son cuatro los vigilantes que le dan una paliza al chaval, pero muchos otros lo saben y simplemente han mirado para otro lado. Salvo alguien que ha filtrado las imágenes...Sin su actuación nada se sabría, y la denuncia hubiera sido archivada. Gracias por tu anónima valentía.
Otro ejemplo (para no hablar solo de educadores en centros), ocurre con Picon del Jarama. Una muerte, varios intentos de suicidio, multitud de denuncias (que al no haber imagenes parece que no llegan a ninguna parte) e incluso un informe del Defensor del Pueblo donde se denuncia la situación. Pues bien, a pesar de eso, los técnicos de Bienestar Social siguen internando niños allí.
Pero existen muchos ejemplos más: por ejemplo, nos consta que menores que se fugaron de Casa Joven (en Azuqueca) se dirigieron directamente a sus técnicos en Guadalajara para explicar lo que pasaba dentro. Los técnicos se limitaron a llamar a la Guardia Civil y "hacer como que escuchaban" a los menores hasta que llegaran los agentes y los reinternaran en el centro. Esto ocurrió varias veces. Ese es el espiritu del articulo: si esos técnicos hubieran hecho caso a los menores, o al menos se hubieran planteado la posibilidad de que no todos los menores siempre se inventan sus quejas...¿se podría haber evitado tanto sufrimiento, incluyendo la muerte de una niña? Creemos que sí. ¿Qué sentirán esos técnicos al saber que al final esos niños que confiaban en ellos tenían razón? ¿Qué hubiera pasado si no se hubieran limitado a tramitar expedientes y hacer informes? ¿A cuantos niños mandaron a ese centro tras las denuncias que recibieron de otros niños?
En definitiva, conscientes o no, fueron cómplices necesarios durante años del negocio de O´Belen.
Otros técnicos, sin embargo, peleaban para que no enviaran a "sus" niños allí.

Se puede alegar que esos trabajadores desconocían la realidad, y que no podían fiarse de las declaraciones de los menores. Entonces, nos preguntamos...¿no es responsabilidad de un tecnico saber cómo funciona el recurso al que decide mandar a un menor? ¿Como sabe que es el más adecuado para ese menor si no sabe cómo funciona? ¿Por qué era más creíble Emilio Pinto que los niños?

Un saludo!

Txoni dijo...

Yo si entendí que la idea del artículo no era atacar a los trabajadores sociales sino concienciarlos y denunciar un sistema injusto y absurdo. Gracias por vuestro comentario y por vuestro trabajo.

Anónimo dijo...

a los trabajadores socials hay que concienciarlos, uff, que mal vamos. No confundas, que el colectivo diga toda la verdad, que manipulan y que se miren a ellos mismos...
y el artículo va a cargarse a los trabajadores socials, que pena me da que no sepan de la misa la mitat y se crean superiores para criticar todo y eso si no dar elementos educativos sino manipulaciones a su interés, ya me creo yo que se preocupen tanto de los chavales, jejeje

Txoni dijo...

¿Crees que se preocupan más la fundación Diagráma o la fundación O`Belen?, no creo que el colectivo No a O'Belen se crean superiores, ni tampoco que pretendan manipular, lo que hacen es denunciar situaciones de abuso habituales desde la gestión de grandes empresas que se lucran con el gran negocio de la intervención con menores y donde los últimos en ser tenidos en cuenta son los menores. Es una realidad y sino fijate en los centros que han cerrado, en el informe del defensor del pueblo y en las denuncias que los chavales hacen "cuando pueden"

nacho buendia dijo...

Hola a tod@s, que la pobreza es necesaria pqrq que la máquina siga funcionando, está suficientemente descrito en los clasicos de la sociologi.Que la exclusión social es una herramienta de control para los que todavia estan en el filo de la navaja tb.
Trabajo desde hace 6 años en un centro de acogida para personas sin hogar, antes albergues e indigentes.explicar aquí lo que es el dia a dia seria inteminable, lo que si puedo decir de entrada es que faltan medios ,que las daministraciones nos estan dejando sin recursos para nuestros usuarios y muchas mas cosas..Pero que no hemos abandonado la lucha que somos críticos, que no nos conformamos y que otos servicios sociales son posibles.seguire simpre que pueda participando en el blog y animo a tod@s.nacho buendia

nacho buendia dijo...

Bauman se vale de conceptos tan provocadores como el de «desechos humanos» para referirse a los desempleados (parados), que hoy son considerados «gente superflua, excluida, fuera de juego». Hace medio siglo los desempleados formaban parte de una reserva del trabajo activo que aguardaba en la retaguardia del mundo laboral una oportunidad. Ahora, en cambio, «se habla de excedentes, lo que significa que la gente es superflua, innecesaria, porque cuantos menos trabajadores haya, mejor funciona la economía». Para la economía sería mejor si los desempleados desaparecieran. Es el Estado del desperdicio, el pacto con el diablo: la decadencia física, la muerte es una certidumbre que azota. Es mejor desvincularse rápido, los sentimientos pueden crear dependencia. Hay que cultivar el arte de truncar las relaciones, de desconectarse, de anticipar la decrepitud, saber cancelar los «contratos» a tiempo

Colectivo No a O´Belen dijo...

Resulta muy curioso que un tema tan sangrante le haga gracia a "Anónimo".

Además, utiliza exactamente los mismos argumentos que utilizan los propietarios de las empresas de servicios que se están forrando gracias a la desgracia ajena y los responsables políticos...todo es mentira y manipulación, los que denuncian lo hacen por oscuros intereses (que nunca aciertan a razonar)...No es el Colectivo No a O´Belen, sino numeros colectivos los que denuncian y luchan por cambiar la situación. Cada vez más menores, familiares y educadores alzan la voz. Incluso el Defensor del Pueblo y Amnistía Internacional...Nada, todo el mundo miente, menos los que sí tienen intereses en que no se denuncie la situación, porque viven de ella...

Txoni dijo...

Pues si, Amnistia Internacional esta recogiendo firmas para pedir que se garanticen los derechos de los menores en los centros de "protección": http://www.es.amnesty.org/exigedignidad/actua/ninos-y-ninas-en-centros-de-proteccion-terapeuticos-en-espana/
y como dice la cultura popular "cuando el rio suena..." no podemos justificar, ni dar por supuesto que nuestra práctica es la única; no hace mucho me contaba una compañera que hizo una entrevista para trabajar con una de estas empresas que puso todo su empeño en explicar las teorías, estratégias y técnicas que había estudiado y le contestaron que era una persona muy sensible para trabajar alli, era un centro de menores.
Nacho no he leido a Bauman pero es verdad que hoy se nos mide en términos de producción, toda nuestra valía depende del capital que producimos y yo me pregunto si no vivían mucho mejor y tenían más calidad de vida y unas relaciones mas valiosas con el mundo los cazadores y recolectores. Hoy el primer paso para la integración consiste en dejarse explotar.

Empe dijo...

Estoy completamente de acuerdo con el artículo que presentas. Obviamente, habrá personas que trabajen para poder cambiar desde dentro pero el fondo de la cuestión, entiendo yo, radica en el porqué de los Servicios Sociales y la desvirtualización de su principio u origen.
Hoy en día, como dice mi amigo Pedro García Olivo, y "en nuestra sociedad occidental estamos podridos, somos un cadáver en descomposición". Y hasta que no desaparezca ese cadáver y sus restos, todo es y será ponzoña, mentira.
Cuando leo por ahí, en otros foros, a los estudiantes de ES o TS que "la gente nos necesita" me planteo, sistemáticamente, el "quién necesita a quién". Así de simple.
Trabajo en el ámbito de la viviena desde hace casi 20 años. He visto y he vivido situaciones que jamás os podríais imaginar, desde la Administración Pública, desde empresas privadas, desde Fundaciones. Hay tanta infamia en todo lo que nos rodea que me tomo mi trabajo, (que me gusta) como si estuviese sentada en la platea de un teatro y viese una obra, una representación en la que los personajes secundarios son los "ususarios" (tropiezo con esta palabra) o mejor dicho, personas con necesidades primarias, y los protagonistas los políticos, llámense también "altos y medios cargos de las AAPP, arquitectos, empresas de construcción, funcionarios o trabajadores como yo, y cómo no, TS y ES, todos bailando al mismo son.
Qué lástima, de verdad. Ponzoña, todo es ponzoña.
Debo decir que soy estudiante de educación social, pero también tropiezo con la palabra "educación". No la soporto. Quién sabe, txoni, si volviendo a un primitivismo colectivo podríamos cambiar algo. De hecho yo conozco a dos personas que lo han dejado todo para vivir, durante todo el año, de lo que cultivan en verano. Se instalaron en una casa en ruinas, con su tienda de campaña, ycon sus manos la levantaron. Ahora tienen un techo "ilegal", por supuesto, pues no cumple con ninguna de laas normativas establecidas por los ayuntamientos. Tampoco tienen permisos de ningún tipo, pues debían pagar y no poseían más que su susento. No pagaron. Y viven en una casa, hecha ocn sus propias manos, sin agua, sin luz ni gas (obvio), pero son felices porque son libres. Hace poco, quisieron instalarse la luz, pero al no cumplir con la normativa de habitabilidad no les proporccionarion el suministro. Conclusión: se están instalando un molino de viento, que les regaló un otro amigo de la aldea donde viven, para generarse su propia energía. Y encima: ¡SOSTENIBLE!

Txoni dijo...

Hola Empe, me reconozco en tus palabras; a mi también me da un poco de dentera la palabra educación y eso que tengo dos niños pequeños a los que procuro "educar", ellos también lo intentan conmigo jaja, son dos animalillos salvajes dificiles de domesticar y yo procuro respetarlos lo máximo posible pero a veces es dificil la convivencia si no aprendemos una serie de normas básicas que se resumen en la palabra RESPETO.
Gracias por tu visita; yo también estudio educación social, en la UNED ¿somos compañeras?