martes, 2 de febrero de 2010

La hora robada

Pincha en la imagen para acceder al artículo de
"Bajo presión", el último libro de Carl Honoré

Esperaba esa hora durante todo el día, era su mejor hora, la única en la cual podía ser él mismo, sin censuras y sin deberes. La necesitaba para estar tranquilo y satisfecho porque era la única en la cual escapaba al control de los adultos. La hora de parque, después de todo un largo día de colegio, era la única que podía robarle a su infancia cuidadósamente diseñada por unos padres que querían lo mejor para él. También era su hora más corta, nunca entenderá porque algunas horas pasan tan tremendamente lentas, como la hora de la clase de geografía, y otras pasan a esa velocidad tan supersónica y apenas te queda tiempo de disfrutarlas, aunque se te quede mucho rato el buen sabor en la boca.
Ese día su madre llego tarde, ya habían salido todos los amigos y sus madres, y no tuvo fuerza aliada para luchar contra su rotundo no:
-"Lo siento cariño pero hoy no podemos quedarnos en el parque"
No acostumbraba a llorar, ya tenía ocho años pero no era capaz de explicar a su madre el día tan complicado que había tenido, su mejor amigo se había chivado al profesor de él y lo peor es que él no le había molestado adrede, había sido un accidente pero su amigo no le dejo explicarse; estaba triste y se sentía traicionado, pero como podía contarle esto a esa señora tan lejana que ni siquiera entendía lo importante que era para él esa hora al día de libertad, se trago las lágrimas que asomaban a sus ojos y la rabia por esa nueva injusticia.
Se fueron a casa, había mucha faena por hacer después de la jornada laboral y su madre no podía prestarle atención.
"Por favor juega conmigo" -hubiera querido decirle, pero ella estaba demasiado ocupada con la aspiradora como para mirarle a los ojos y descubrir su soledad.
Cogió la psp y se zambullo en su pantalla como el que se tira de cabeza a una piscina helada, enseguida se encontró acompañado, supero un nivel, luego otro y cuando se dio cuenta estaba en la última pantalla, recordó que cuando su padre le compró ese juego no podía pasar de la primera pantalla y ahora era buenísimo:
-"¡Mira mama ya estoy en el último nivel!"
-"¡Que bien cariño, pues ahora apaga la maquinita y haz los deberes"
-"¡Pero mama, mírame...me falta muy poco...!
-"Ya no tienes más tiempo de jugar, ¡apaga!".
La miro desolado pero ella no se dio cuenta porque estaba pendiente del trapo del polvo, hacía tiempo que no miraba a los ojos a su hijo, no tenía tiempo; apagó la psp resignado y empezó a construir esa coraza que le protegería durante el resto de su vida de las relaciones verdaderas y auténticas.
También un niño solo es un niño abandonado.

8 comentarios:

Moni dijo...

Y no es éso lo peor, es que hoy en día, la mayoría de ell@s lo están, yo siempre jugué con mis sobrinos, cuando me lo pedían y cuando no pero, por ejemplo, mi hermana, que es su madre xddd, siempre dice que como no le gusta jugar y tal que prefirió dedicarles tiempo de otra manera, el juego es parte importante del aprendizaje. El otro día estaba estudiando y para memorizar, repito mucho las frases, mi sobrino de 12 años dijo: " qué rollo lo que haces, así no se aprende" Yo le contesté que tenía razón y le pregunté, ¿ cómo se aprender? a lo que él, obviamente, me respondió: " jugando". Ya ves, más joven que mucha gente y mucho más sabio, besines

Txoni dijo...

Y no solo aprendes Moni...jugando se crean vínculos y es la única manera de acceder a su mundo y compartir con ellos momentos auténticos, con ellos podemos recuperar mucho de lo que fuimos y ya no recordamos. Gracias por la visita.

Moni dijo...

Güeno, yo es que procuro mimar al/ a niñ@ interior que tod@s llevamos dentro, como que duermo con una muñeca, xddd

Educathor dijo...

¡Txoni, Que alegría volver a leerte!

Un abrazo.

Txoni dijo...

Hola Juan ¡yo si que me alegro de tu visita!, ando demasiado atareada últimamente pero es que quiero acabar y dedicarme a leer lo que YO QUIERA, el año que viene ya podré bajar el ritmo y dedicarme a los practicums y las de libre configuración ¿alguna recomendación?.

Educathor dijo...

Entiendo que te refieres a alguna recomendación para la lectura. En este caso te recomiendo un par de libritos:

"El segundo pecado", de Thomas Zsasz. Muy ameno y mordaz. Es uno de mis preferidos...

"Frankenstein educador" de Philippe Meirieu.

Y cualquiera de M. Foucault:

"Las palabras y las cosas".
http://www.uruguaypiensa.org.uy/imgnoticias/682.pdf


"Vigilar y castigar" (Este hay que leerlo con las pilas bien llenas: es "muy duro" de digerir).

"Historia de la locura"

"Historia de la sexualidad"

Un abrazo

Palito dijo...

Me ha encantado el blog. Es un descubrimiento para mi y aspiro a disponerde los tiempos para seguir visitándolo. Saludos.

Txoni dijo...

Gracias Palito por tu atención y gracias a ti Juan por tantas sugerencias, no dudes que viniendo de ti, las tendré en cuenta.